Un momento de la grabación

Mozos bandeando

Montse tocando

Traducir este texto al somontanés >>

Tenemos referencia oral de nueve toques diferentes, de los cuales tan sólo dos se siguen realizando en la actualidad: el toque A Muerto y el toque de Fiesta. De ahí la urgencia de recoger el máximo de información posible sobre ellos y de grabar los que todavía quedan en el recuerdo de quienes los realizaron.

Es muy difícil establecer una separación entre los toques religiosos y los civiles, ya que en la sociedad tradicional ambos ámbitos estaban muy interrelacionados. El toque de Oración marcaba a su vez las partes de la jornada, los toques de los días de fiesta anunciaban también el descanso semanal y el transcurrir del tiempo durante el año...

Según se ha podido comparar con el estudio de Francesc Llop sobre los toques en Aragón, los que se realizaban en Salas Altas se encuentran dentro de la tipología descrita, aunque presentan ciertas peculiaridades en cuanto a la forma o el momento.

1. Toque de Oración.

Se tocaba todos los días del año: al amanecer (según la época del año, la hora variaba), al mediodía (cuando el sol estaba en su punto más alto), y al anochecer. El toque consistía en tres campanadas con la campana Grande.

2. Toque A Muerto.

Toque combinado de las tres campanas para anunciar la muerte de un vecino. Se realizaba en el mismo momento en el que se comunicaba el fallecimiento, y después al mediodía y/o al atardecer, tras el toque de oración, según la hora en que se hubiese producido. Al día siguiente, lo mismo, tras los toques de oración hasta el momento del entierro. Se iniciaba cuando el párroco iba a la casa del difunto y se continuaba cuando se llevaba al difunto desde su casa a la iglesia y tras la misa, durante el recorrido de la iglesia al cementerio.

Para diferenciar el sexo del fallecido, al finalizar el toque se daban 8 campanadas si el difunto era mujer, y 9 campanadas en el caso de que fuera hombre.

En la misa del primer aniversario del fallecimiento, se tocaba también a muerto, llamado este toque de Cabo de Año. Para diferenciarlo del toque A Muerto, se suprimían las campanadas finales, y el toque era de menor duración.

3. Toque a Mortijuelo.

Este toque sustituía el toque de muerto cuando el fallecido era un niño que no había hecho la Primera Comunión. Es un toque combinado de las tres campanas, más rápido que el de muerto y con una diferente combinación de las mismas. No se tocaba en el Cabo de Año.

4. Toque de Domingo.

Constaba de cuatro partes: repique, volteo de la campana Pequeña, repique y al final, toques rápidos para llamar a misa: media hora antes, quince minutos antes y unos minutos antes de la misa. Estos últimos, se hacían con la campana de la iglesia de abajo, excepto cuando la misa era en La Candelera, ya que entonces se hacían con la Grande. También se tocaba así durante el Mes de Mayo por la tarde.

El Toque de Domingo se tocaba el sábado por la tarde, y el domingo al alba y antes de la misa. En los casos anteriores, se suprimían los toques de misa.

5. Toque de Fiesta.

Día Festivo Mayor. Constaba de cuatro partes: repique, bandeo con la Mediana y la Grande, repique y toques rápidos para llamar a misa. Se tocaba el día de la Candelera, el día de Santa Águeda, la fiesta de los Quintos, el día de San José, el día de San Jorge, el día de la Ascensión, el día del Corpus y para la Virgen de Agosto. Igualmente se tocaba la víspera de estas fiestas al medio día y por la tarde, y al día siguiente al alba, exceptuando el toque de misa.

Las tres fiestas en las que se celebraba la misa en la ermita (el día de La Candelera, el día de Santa Águeda y el día de San Jorge), se bandeaba mientras subían los fieles en procesión. El día de San Jorge también se seguía bandeando tras la misa hasta que se llegaba al monte del mismo nombre.

En el repique se tocan las tres campanas combinando la Grande y Pequeña por un lado y la Mediana por otro. El bandeo consiste en el volteo completo de las campanas Grande y Mediana; se hace de forma alterna de manera que una campana está bajando mientras que la otra sube.

6. Toque de Tormenta.

El campanero, desde su puesto privilegiado tenía la obligación de avisar a los vecinos cuando venía una tormenta. La gente, al oírlo, se refugiaba en las casetas del monte o regresaba al pueblo. Se trata de un toque combinado de las tres campanas. Se solía tocar dos veces.

7. Toque de Esconjurar Tronadas

El campanero esconjuraba cuando intuía que se presentaba una tormenta mala, por la forma y el color de las nubes. Este toque se realizaba mediante una serie de campanadas extremadamente lentas con la campana Grande, normalmente tras el segundo toque de tormenta.

8. Toque de perdidos.

Se tocaba cuando se perdía alguna persona. Es un toque combinado de las tres campanas.

9. Toque de fuego.

En tiempos pasados no era raro que se produjese el incendio de algún pajar, casa o campo. Normalmente el campanero indicaba a la gente mediante gritos el lugar del fuego. Era un toque muy acelerado con la campana Grande, que comenzaba con tres toques separados.

La fiesta de los Quintos

Prácticamente, éste era el único momento del año en que se permitía tocar las campanas a personas fuera de la familia o que no fueran de confianza de los campaneros, ya que los quintos subían con gran ilusión a tocar las campanas. Igualmente se rompían de alguna manera las "reglas" ya que se bandeaba durante todo el día fuera de las horas establecidas. Era un día de fiesta en la Candelera porque subía toda la juventud del pueblo y los familiares de los quintos. Los campaneros hacían chocolate para todos y el vino corría con alegría.